MENÚ

INFECCIÓN POR ANISAKIS

Valora este artículo
(0 votos)
ImagenAutor Dr. Pedro J. Tárraga López Miembro del Grupo de Trabajo de Digestivo de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG)
Volver
  • ¿Aumenta el riesgo de infección por anisakis en verano?

El anisakis es un parásito que tiene forma de gusano y que infecta a los mamíferos marinos. Se puede reconocer porque mide 2,5 centímetros y tiene un aspecto ahilado, fino y de color blanco, cuyas larvas se desarrollan en diferentes especies y el hombre puede consumirlo al ingerir pescados parasitados por esas larvas.

En España, año tras año aumentan los casos médicos de patología relacionadas con el anisakis. Según un informe publicado en la revista científica Nature, nuestro país es el país europeo en el que más incidencia tiene este parásito. La alta incidencia de patología relacionada con el anisakis está relacionada con el alto consumo de pescado en nuestra dieta y a las formas culinarias de consumo en España.

Con la llegada del verano -y el aumento de las temperaturas y del consumo de pescado que trae consigo el periodo estival y las vacaciones en zonas costeras- conviene estar alerta con el anisakis. Debemos escoger los que estén cocinados, a la brasa, frito o a la sal, etc. pues siempre que sea fresco y no congelado, debemos saber que existe el riesgo de que tenga anisakis.

La legislación vigente en España para el consumo de pescado, en concreto el Real Decreto 1420/2006, obliga a los establecimientos que sirven comida a garantizar que los productos de la pesca para consumir en crudo han sido previamente congelados a un tratamiento por congelación a una temperatura igual o inferior a −20 °C en el interior del pescado, durante un periodo de, al menos, 24 horas. Para mayor seguridad, si es posible, en nuestros hogares es recomendable la aumentar ese tiempo de congelación incluso 48-72 horas.

Dado que en la playa lo habitual es comerlo fresco, es preferible la opción de cocinar el alimento a más de 60°C durante al menos 2 minutos. Además, las salazones también pueden acabar con el parásito.

-¿En qué pescados de consumo habitual suelen encontrarse las larvas de anisakis?

Los boquerones en vinagre son los culpables de buena parte de las afecciones en España; pero no son los únicos. Entre las especies que más hospedan este parásito se encuentran: la merluza, el besugo, la bacaladilla, el salmón, el bonito, la pescadilla, el bacalao (a no ser que esté salado de manera tradicional) o el jurel. También el boquerón, la anchoa y la sardina.

En cuanto a los cefalópodos se encuentran el pulpo, la sepia y el calamar. Y entre los crustáceos, los langostinos, gambas, cangrejos y langostas.

Por su parte, las ostras, mejillones, almejas, coquinas y demás moluscos bivalvos no corren ningún riesgo por su tipo de sistema de alimentación. También son seguros los pescados de aguas continentales (ríos, lagos, pantanos...) y piscifactorías de agua dulce, como las truchas o las carpas.

 

-¿Cuáles son los síntomas de la anisakiasis? ¿Se puede confundir con otras patologías?

No todas las personas que ingieren el parásito tienen problemas; de hecho, para muchas pasa inadvertido y para otras (no alérgicas) supone un simple problema estomacal.

Aproximadamente el 10% de quienes ingieren el gusano desarrollan alergia al parásito, lo cual se puede convertir en una verdadera pesadilla.

Los síntomas se dividen entre digestivos y alérgicos y aparecen en las primeras 24-48 horas. Los digestivos son náuseas, vómitos y dolor abdominal.

Los síntomas alérgicos abarcan desde urticarias leves hasta la anafilaxia, que representa el síntoma más grave al poder causar shock anafiláctico e incluso peligro vital.

-¿Los médicos de familia están acostumbrados a ver casos de anisakiasis? ¿Tienen la percepción de que se ha incrementado el número de casos en los últimos años?

Los médicos de familia como puerta de entrada al sistema sanitario son la parte esencial a la hora de detectar estas infecciones ya que deben estar alerta a la hora de hacer un diagnóstico de sospecha a través de la clinica que padecen y con los antecedentes de ingestas de pescado, sobre todo los populares boquerones que se sirven como tapa en cualquier bar.

Una vez realizado el diagnostico de sospecha, solicitarán analíticas pertinentes y su remisión a consultas de digestivo o alergología si procede.

-¿Cómo se realiza el diagnóstico en anisakiasis?

Para diagnosticar esta afección, el principal es el de sospecha en pacientes con patología digestiva o alérgica sobre todo cuando refiere ingesta de pescado 24-48 horas antes

Una vez realizado el diagnóstico de sospecha se llevará a cabo las siguientes pruebas:

Serológicas: En dichos exámenes una analítica de sangre donde se detecta la presencia de anticuerpos contra determinados antígenos, siendo una de las pruebas cutáneas más conocidas el Prick-Test que consiste en reproducir en la piel una reacción alérgica para determinar a qué sustancias se es alérgico.

 Radiológicas: Para poder detectar defectos en el tránsito baritado o detectar si existe algún engrosamiento provocado por un edema de la mucosa que podría producir un estrechamiento en el intestino. También será diagnostico de certeza la prueba realizada mediante endoscopia, que incluso puede servir de tratamiento al extraer el parasito.

 -¿Cuál puede ser el pronóstico?

El pronostico como ya hemos referido, en la mayoría de los casos la infeccion pasa desapercibida como un cuadro estomacal (gastroenteritis, diarreas, vómitos…) propio del verano o como una reacción alérgica (urticaria, sobre todo).

Son mas graves los cuadros obstructivos intestinales que requiere extracción de los parásitos vía endoscópica o incluso quirúrgica, teniendo que hacer diagnostico diferencial siempre con enfermedad inflamatoria intestinal o cáncer de colon incluso.

La enfermedad alérgica es mas peligrosa cuando causa anafilaxia que incluso puede dar lugar al cuadro de shock anafiláctico e incluso muerte.

-¿Qué precauciones hay que tener en cuenta para evitar la infección por Anisakis?

Hay que evitar el consumo de pescado y de cefalópodos crudos o semicrudos si previamente antes no han sido congelados, ya que las reacciones alérgicas se producen solo cuando la larva se ingiere viva, así que podremos prevenirlas matándolas antes de comernos el pescado.

Para evitar contraer el anisakis existen una serie de recomendaciones oficiales. Estas son:

- Comprar el pescado limpio y sin tripas. Si las tienen, quitárselas lo antes posible.

- Utilizar como métodos de preparación la cocción, fritura, horneado o plancha. El pescado ha de alcanzar, al menos, 60°C de temperatura durante dos minutos.

- Preparar los crustáceos (langosta, langostino, gamba, nécora...) cocidos o a la plancha.

-Si se quiere comer el pescado crudo o en otras preparaciones que no terminen con el parásito, deberá congelarlo previamente.

-Y en caso de anisakiasis, ¿cuál es el tratamiento y las recomendaciones para los pacientes?

Como ya hemos mencionado, los síntomas remiten sin un tratamiento específico de la afección en la mayoría de los casos. Cuando es necesario extraer el parásito, si se sabe dónde está localizado, se realiza a través de una endoscopia. Si hay una afectación intestinal con inflamación, se recetarán corticoides para evitar intervenciones quirúrgicas.

Los antihistamínicos pueden reducir el cuadro sintomático cuando haya reacciones alérgicas. La presentación grave y urgente de la patología, que es cuando hay reacciones anafilácticas, deberán ser tratadas con adrenalina.

Visto 662 veces Modificado por última vez en Martes, 25 Febrero 2020 17:50
Inicia sesión para enviar comentarios