MENÚ

Cuándo y cómo tomar Amoxicilina

Valora este artículo
(0 votos)
ImagenAutor Dr. Mario Bárcena Caamaño Miembro del Grupo de Enfermedades Infecciosas de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG).
Volver

¿Para qué se utiliza la amoxicilina?

La amoxicilina es un antibiótico de la familia de las penicilinas. Es bactericida, es decir, destruye a los microbios. Por tanto, se utiliza para tratar un gran número de infecciones producidas por gérmenes sensibles a este antibiótico. Entre las infecciones más frecuentes que se pueden tratar con amoxicilina están algunas amigdalitis, otitis media aguda, sinusitis, neumonías, infecciones de orina, infecciones de piel e infecciones dentales. También su utiliza combinada con otros fármacos en el tratamiento para erradicar del estómago al Helicobacter pylori.

¿Por qué muchas veces viene acompañada de ácido clavulánico?

Las bacterias, al estar en contacto frecuentemente con los antibióticos, crean mecanismos para defenderse de ellos, es lo que conocemos como resistencias. Hay diferentes tipos de mecanismos de resistencias. Algunos microbios son capaces de producir unas enzimas llamadas betalactamasas que consiguen que la amoxicilina no pueda actuar y deje de ser eficaz. Los médicos cuando sospechamos que alguna de estas infecciones pueden estar originadas por este tipo de gérmenes, añadimos a la prescripción de amoxicilina el ácido clavulánico que se encarga de inactivar esas betalactamasas para que la amoxicilina sea de nuevo efectiva.

Si el ácido clavulánico se añade a la amoxicilina para tratar infecciones originadas por otros microbios que no producen betalactamasas, no se consigue mejorar la acción de la amoxicilina y, por el contrario, ocasiona aumento de efectos secundarios como infecciones por hongos en la boca o en la vagina.

¿Qué errores cometemos con más frecuencia al tomarla?

Los errores más frecuentes son tomar la amoxicilina menos días de los indicados por el médico, generalmente por "ya encontrarse bien", e ingerirla con un intervalo de horas entre tomas diferente al prescrito por el médico. El intervalo más habitual es cada 8 horas. Aunque sea 3 veces al día, es difícil cumplir el intervalo, si se hace coincidir la toma con el desayuno, comida y cena. Otro error frecuente es tomarla con un "protector de estómago" como el omeprazol, ya que no es necesario.

¿Cuándo y cómo habría que tomarla?

Su médico le indicará un intervalo de horas entre cada toma y durante un número de días determinado. Tómela así. En la amoxicilina el intervalo más frecuente es cada 8 horas, pero en algunos casos su médico le puede indicar tomarla cada 12 horas. La duración es diferente según el tipo de infección, y aunque existe una tendencia a que cada vez sea menor el número de días necesario, es importante que, usted, no lo acorte nunca por su cuenta.

¿Qué ocurre cuando una persona se empieza a encontrar bien y deja de tomar este antibiótico?

Lo más frecuente que puede ocurrir es que no se haya conseguido combatir por completo la infección y se presente una recaída, prolongando el tiempo de recuperación y pudiendo ser más difícil de tratar. También puede ocasionar que el microbio se haga resistente a la amoxicilina, inutilizándola para su uso futuro.

¿En qué situaciones se suele tomar y es un error hacerlo?

Al igual que el resto de antibióticos, la amoxicilina no tiene ninguna actividad contra los virus. Los virus causan enfermedades tan frecuentes como el catarro, la gripe y la mayoría de amigdalitis y de bronquitis. No produce ningún beneficio su utilización en estos casos y si que produce aumento de las resistencias. El aumento de resistencias puede ocasionar que en el futuro la amoxicilina no sea eficaz para tratar infecciones en usted o en su comunidad.

¿Qué efectos secundarios puede tener?

En general la amoxicilina es un antibiótico bien tolerado. Los efectos secundarios más frecuentes son nauseas, diarreas o erupciones en la piel e infecciones por hongos en boca o vagina. Si la diarrea fuese muy intensa, con sangre o con importante afectación del estado general, deberá suspender la amoxicilina y consultar con un médico.

Un efecto adverso no muy frecuente, pero que puede llegar a ser importante, es la reacción alérgica, que puede ir desde una erupción en la piel y picor generalizado, hasta inflamación de la cara, labios, lengua y dificultad respiratoria, que requiere tratamiento urgente.

¿En qué casos está contraindicado su uso?

No se pueden utilizar en todas aquellas personas con alergia conocida a las penicilinas o a las cefalosporinas.

La amoxicilina se considera segura, en caso de ser necesaria su utilización, durante el embarazo y la lactancia. En casos de insuficiencia renal avanzada será necesario reducir la dosis o el intervalo de tiempo que transcurre entre cada toma.

¿Se puede ingerir si estamos tomando otros medicamentos? ¿Interactúa con los anticonceptivos?

La amoxicilina presenta pocas interacciones con otros medicamentos, no obstante, advierta a su médico si está tomando alopurinol (medicamento utilizado para descender el ácido úrico) ya que pueden aumentar las reacciones alérgicas en la piel, o si está tomado metotrexato (fármaco que se puede utilizar en la artritis reumatoide, en otras enfermedades reumáticas y en algunos tipos de cánceres) ya que puede incrementar la concentración del metotrexato. Si está tomado Sintrom puede ser necesario ajustar la dosis.

La amoxicilina, como otros muchos antibióticos, puede disminuir la eficacia de los anticonceptivos orales. Se aconseja asociar otros métodos, como el preservativo, hasta 7 días después de haber finalizado el tratamiento con amoxicilina.

¿Qué consejos daría para hacer un buen uso?

Utilizarla solo cuando su médico se la prescriba, con el intervalo entre tomas y durante los días que le indique.

Nunca la utilice para tratar un proceso vírico como un catarro o una gripe.

No la tome por su cuenta o por consejo de familiares o amigos, porque otras veces "le haya ido bien".

Si el envase prescrito tiene más medicamento que el preciso para su tratamiento, no lo guarde "para otra vez". Deseche el sobrante en el lugar apropiado de su farmacia (punto SIGRE).

No intente conseguir que en su farmacia le den amoxicilina sin receta, como todos los antibióticos no se la pueden suministrar sin la correspondiente prescripción médica.

Utilizando la amoxicilina, y los demás antibióticos, de manera juiciosa se está ayudando usted, y nos está ayudando a todos, a evitar el incremento de las resistencias que cada día nos hace mas difícil el tratamiento de las infecciones.

 

 

 

 

 

 

 

Visto 6118340 veces Modificado por última vez en Viernes, 13 Diciembre 2019 13:21
Inicia sesión para enviar comentarios