MENÚ

ORTIZ SANCHEZ FRANCISCO

ORTIZ SANCHEZ FRANCISCO

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua. Ut enim ad minim veniam, quis nostrud exercitation ullamco laboris nisi ut aliquip ex ea commodo consequat.

URL del sitio web: http://ithemeslab.com

FirmaMail 1000x139px


Ante las nuevas necesidades de salud que pueden llegar a la consulta del primer nivel asistencial, como es el caso de los pacientes transexuales o transgénero, el doctor Luis Ángel Prieto cree que “la formación en estas entidades es básica, tanto para los profesionales de mayor edad que no han visto antes pacientes de este tipo como para los jóvenes”, según ha afirmado en el XXVII de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG).

Palma, 18 de junio de 2021 – La preparación de los médicos de familia en España es muy completa, de las mejores del mundo, con una formación rigurosa y homogénea durante cuatro años. Sin embargo, “surgen nuevas necesidades de salud que deben de tener respuesta en el primer nivel asistencial”, como es el caso de los pacientes transexuales, transgénero y de otras entidades que pueden llegar a la consulta de Atención Primaria.
Así lo cree el doctor Luis Ángel Prieto Robisco, médico de Familia y sexólogo clínico que ha impartido una ponencia dentro del XXVII Congreso Nacional de Medicina General y de Familia que celebra la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG) estos días en Palma. “La formación en estas entidades es básica, tanto para los profesionales de mayor edad que no han visto antes pacientes de este tipo como para los jóvenes”, según Prieto.
El manejo de estos pacientes debe ser igual o más riguroso que el resto de los pacientes habituales en consulta (riesgo cardiovascular o crónicos como diabéticos, hipertensos y resto de patologías que se resuelven en Atención Primaria). “Tenemos que formarnos en habilidades básicas para una correcta atención, dado que la primera se da siempre en la consulta del médico de familia. Por lo tanto, los conceptos deben de estar claros” según el sexólogo.
Prieto considera que un profesional de Atención Primaria con formación “debe de facilitar un modelo de atención transpositivo”. En este sentido, el médico de familia “puede mejorar la accesibilidad de estas personas a los tratamientos, hacer un seguimiento adecuado y facilitar el apoyo afectivo y familiar”. En definitiva, “conseguir una atención transpositiva desde una mirada de máximo respeto, validando a la persona”.
El profesional de Atención Primaria debe de saber reconocer a la persona en su identidad, informar objetivamente, escuchando y conociendo sus necesidades de salud. Es decir, proporcionarle una información objetiva para una buena elección, en cada paso, de su proceso. Es por ello que el congreso nacional de la SEMG ha incluido dentro de su programa científico esta ponencia con el objetivo de sensibilizar y formar a los profesionales del primer nivel, proporcionarles una formación mínima y para que sepan dónde derivar si es necesario. “Un mínimo conocimiento sobre tratamientos permite un control y seguimiento de los mismos”, por ejemplo, en lo que refiere a analíticas de control y prescripciones de tratamientos.
Apoyo familiar y seguimiento
En cuanto a los pasos debe seguir un médico de familia cuando llegue un paciente con este perfil a su consulta, Prieto informa que los Servicios de Salud de cada comunidad autónoma tienen unos protocolos establecidos donde el primer nivel asistencial, Atención Primaria, debe de realizar su parte del proceso. Básicamente, su papel consiste en una identificación y derivación correcta a niveles asistenciales más específicos como Endocrinología, Salud Mental, Urología, Ginecología o Cirugía Plástica, y otras actividades de apoyo familiar y seguimiento del paciente cuando inicia tratamiento hormonal y/o quirúrgico.
Preguntado por si cambia en algo la aprobación del borrador de la nueva Ley Trans con respecto a lo que se venía haciendo anteriormente, el experto cree que podría haber un “porcentaje elevado de personas en esa misma situación que no han salido a la luz (solo vemos la punta del iceberg) que, si la ley es avanzada y cumple sus necesidades, saldrán para reclamar una atención lo más correcta y digna posible, homogénea para todos los servicios de salud con los mismos derechos”.

pdfNOTA DE PRENSA - 20210618-3

 

 

FirmaMail 1000x139px


La Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG) ha impartido en su XXVII congreso nacional una serie talleres específicos sobre esta técnica no invasiva, en la que “no hacemos sufrir nada al paciente y, además, podemos ver algo oculto habitualmente a nuestros ojos, y lo que ocurre por debajo de la capa córnea de la piel”, según la doctora Jenny Dávalos.

Palma, 18 de junio de 2021 – “No podemos olvidar que la mortalidad por cáncer cutáneo es una realidad, en la que el temido melanoma se puede hacer responsable entre 75-95% de los casos, pudiendo tener una curación completa (80%) si se diagnostica precozmente y se trata en sus fases iniciales”, según ha informado la doctora Jenny Dávalos en el XXVII Congreso Nacional de Medicina General y de Familia.
Precisamente, el médico de familia puede apoyar la detección precoz mediante la dermatoscopia de este tipo de cáncer de piel del que en España se detectan anualmente más de 6.000 nuevos casos de melanoma y 900 muertes, siendo el causante de la mayoría de las muertes en pacientes dermatológicos.
“Se ha demostrado que, al identificar patrones dermatoscópicos, podemos detectar desde la consulta de Atención Primaria lesiones sospechosas de malignidad mediante la dermatoscopia y, con la detección precoz, evitar complicaciones”, según la doctora Dávalos, que forma parte del Grupo de Dermatología de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG), cuyo responsable es el doctor Juan Jurado.
La necesidad de que el médico de familia conozca la técnica de la dermatoscopia ha llevado a la SEMG a convertirse en una de las sociedades científicas que más formación imparte sobre la misma. Ejemplo de ello, es que se ha incluido dentro del programa científico de su congreso nacional una serie talleres específicos sobre esta técnica no invasiva, en la que “no hacemos sufrir nada al paciente y, además, podemos ver algo oculto habitualmente a nuestros ojos, y lo que ocurre por debajo de la capa córnea de la piel”. Sin embargo, es preciso tener un entrenamiento para poder interpretar adecuadamente las imágenes que vemos, por lo que se ha desarrollado toda una metodología, comprobada y consensuada.
La dermatoscopia proporciona una lógica durante el proceso de diagnóstico diferencial, que mejorará ostensiblemente la precisión diagnóstica. “Especialmente, elevará nuestra sensibilidad en nuestra consulta para diagnosticar lesiones sospechosas de malignidad”.
Los miembros del Grupo de Trabajo de Dermatología de la SEMG han señalado como principales ventajas de la dermatoscopia que es una prueba no invasiva indolora; es una técnica muy rápida que no necesita que el paciente presente una preparación previa; no tiene límite de edad; se puede realizar con cualquier tratamiento que esté realizando el paciente y con cualquier patología previa; y, por último, no produce ningún daño ni ninguna molestia.
Entre los principales factores que pueden aumentar las posibilidades de padecer melanoma se encuentran los antecedentes genéticos, los lunares atípicos y la exposición a los rayos UV. La prevención primaria (la que intenta evitar el desarrollo de la enfermedad) es fundamental y debe darse a lo largo de todo el año. Por otro lado, la prevención secundaria puede ser vital a la hora de tratar este tipo de cáncer, y es donde es fundamental la participación del médico de Atención Primaria que, según los expertos, si se detecta en fases avanzadas, su pronóstico es más grave mientras que este tipo de cáncer de piel es potencialmente curable cuando se trata en sus estadios iniciales.

Exposición solar controlada
Con motivo de la llegada del verano, desde el Grupo de Dermatología de la SEMG han recordado que la exposición solar “no debería ser descontrolada, no hay estar expuestos por horas al sol, deberíamos de mantener una exposición controlada y con protección, tanto para mantener el metabolismo de nutrientes y evitar lesiones cutáneas que puedan progresar a lesiones malignas”.
Los expertos han insistido en que la exposición solar prolongada se considera innecesaria y la mayoría de las personas que lo llevan a cabo no lo hacen por salud, sino por lograr un bronceado atractivo. Desde el punto de vista de salud pública, el mejor método para manejar el estatus de la vitamina D es la fortificación de los alimentos. En pacientes en riesgo de deficiencia, la vitamina D se debe obtener de la dieta o con suplemento, y no por exposición solar. En este sentido, las recomendaciones de fotoprotección siempre serán las más importantes ya que, como se ha mencionado anteriormente, la vitamina D varios alimentos están suplementados con dicha vitamina para evitar deficiencias.

pdfNOTA DE PRENSA - 20210618-2

 

FirmaMail 1000x139px


Son resultados de la Encuesta sobre los efectos de la vacunación contra el coronavirus en afectados por COVID de larga duración, lanzada por la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG) y el colectivo de afectados LONG COVID ACTS.
 Según los portavoces de la SEMG, “la vacuna tiene seguir siendo recomendada, pero en los casos extremos en los que haya mucha sintomatología Long COVID y se vayan añadiendo síntomas nuevos, hay que individualizar o personalizar la recomendación”.

Palma, 18 de junio de 2021 – El XXVII Congreso Nacional de Medicina General y de Familia ha acogido hoy la presentación de los resultados preliminares de la Encuesta sobre los efectos de la vacunación contra la COVID-19 en afectados por Long COVID o COVID de larga duración, es decir, personas que, a pesar de haber pasado la enfermedad hace más de 4 semanas, continúan con los síntomas.
El sondeo fue lanzado por la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG) y por el colectivo de afectados LONG COVID ACTS el pasado 23 de marzo y, en aproximadamente 2 meses y medio, ha sido contestado por 273 personas. En concreto, la encuesta fue cerrada el pasado 6 de junio de 2021.
Según los resultados de la Encuesta, la mayoría de los afectados (el 55%) afirma que no ha mejorado o se sintió igual tras la vacunación, el 18% que ha empeorado tras la vacunación (lo que puede deberse a los posibles efectos secundarios de la vacuna o empeoramiento de sus síntomas), mientras que el resto (26%) señala que han mejorado con alguna de las dosis de la vacuna.
Del estudio se deduce que hay un determinado porcentaje de pacientes en los que la vacuna puede provocar mejoría, sin embargo, “falta mucho por saber, tanto del perfil que presentan estos pacientes, como la duración de los efectos de la vacunación”, tal y como han indicado durante la presentación los principales impulsores del proyecto, los doctores Pilar Rodríguez Ledo y Lorenzo Armenteros, vicepresidenta y portavoz de la SEMG, respectivamente.
Según se desprende de la Encuesta, el perfil de los pacientes que mejoran son aquellos pacientes que en los días previos a la vacunación no tenían síntomas nuevos, aquellos que tenían pocos síntomas antes de la vacunación y en el debut de la enfermedad aguda, así como aquellos en los que los síntomas se presentaban de forma intermitente antes de recibir la vacuna.
Independientemente de esto, según los portavoces de la SEMG, “la vacuna tiene seguir siendo recomendada, pero en los casos extremos en los que haya mucha sintomatología y se vayan añadiendo síntomas nuevos, hay que individualizar o personalizar la recomendación”.
Perfil coincidente de los afectados
El resto de los resultados de la Encuesta sobre los efectos de la vacunación en COVID persistente refleja muy bien cuál es el perfil de los afectados por sintomatología persistente. Las personas que contestaron el sondeo proceden principalmente de Madrid (25,3%), País Vasco (12,5%), Aragón (12,1%), Cataluña 11,7%, Andalucía (10,3%) y Comunidad Valenciana (8,4%). La mayoría de los encuestados tenía entre 30-60 años (mediana edad), aunque también personas que han contestado más jóvenes (de 18 y 22 años) y mayores de 70 años.
El 84,2% (230 en total) son mujeres, coincidiendo con el perfil de los afectados de COVID persistente de la anterior encuesta realizada en 2020 por la SEMG sobre sintomatología e incapacidad de Long COVID, en la que de las 1.834 personas que contestaron, el 79% eran mujeres con una media de edad de 43 años.
En cuanto al perfil profesional sobre la encuesta de la vacunación, el 67% son profesionales sanitarios, colectivo que fue de los primeros en recibir la vacuna y muy expuesto al contagio en la primera ola por la falta de equipos de protección.
El 96% de los encuestados (262) continúa a día de hoy con sintomatología persistente. De esos 262 encuestados que pasaron la enfermedad y aún no han conseguido recuperarse, la mayoría se contagió en marzo de 2020 (en concreto, el 53,1% - 139 personas) y en octubre (12,2%- 32 personas), coincidiendo con el inicio de las dos olas más fuertes de la pandemia (marzo-abril y octubre-noviembre).
En cuanto a su estado de salud antes de la vacunación (en los días previos) la mayoría señala que sus síntomas eran diarios constantes, diarios intermitentes (26,7%); diarios pero fluctuantes (21,4%); diarios pero unos síntomas eran constantes y otros fluctuantes (16,4%).
La mayoría de los encuestados tenía síntomas diarios y no ha estado asintomático antes de la vacunación ningún día. En cuanto a la intensidad de su enfermedad en los días previos a la vacunación, la mayoría de los encuestados la sitió entre el 5 y el 8 (en una puntuación de 0 a 10).
La mayoría de las personas que han participado en la encuesta recibió la vacuna Pfizer (69,9%), seguidos de Moderna (15,1%) y Astra Zeneca (12,8%). Del mismo modo, si tuvieran que decidir ahora sobre la vacunación frente al coronavirus, tras su experiencia, el 83,6% de encuestados señala que volvería a vacunarse.

pdfNOTA DE PRENSA - 20210618-1

 

 

FirmaMail 1000x139px

 

El XXVII Congreso Nacional de Medicina General y de Familia que la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG) que se celebra estos días en Palma se ha puesto sobre la mesa la importancia del médico de familia en combatir la pandemia en diferentes escenarios: en el centro de salud, en las urgencias hospitalarias, en las urgencias extrahospitalarias y en las residencias sociosanitarias y centros COVID-19.

Palma, 17 de junio de 2021 – La Atención Primaria en esta pandemia ha jugado un papel principal, con un trabajo callado, a veces poco reconocido, y muchas veces injustamente tratado. En la fecha de este comunicado, en España había cerca de 3.700.000 casos de COVID-19 de los que cerca de 500.000 necesitaron ingreso hospitalario incluyendo UCI para algunos. “Estas cifras nos dicen que el 87% de los pacientes COVID-19 fueron diagnosticados, seguidos, acompañados desde la Atención Primaria, este volumen de atención lo que nos confirma el trabajo realizado, a lo que debemos sumar el trabajo habitual, que no se ha dejado de realizar en ningún momento a pesar de las dificultades”, según ha afirmado el Dr. Lorenzo Armenteros, portavoz de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG).
Armenteros ha realizado estas declaraciones en el marco de la Mesa de controversia del XXVII Congreso Nacional de Medicina General y de Familia dedicada al papel de la Atención Primaria en la pandemia y titulada “un solo profesional, múltiples escenarios”. En concreto, durante el congreso de la SEMG se ha puesto sobre la mesa la importancia del médico de familia en combatir la pandemia en diferentes escenarios: en el centro de salud, en las urgencias hospitalarias, en las urgencias extrahospitalarias y en las residencias sociosanitarias y centros COVID-19.
Durante la pandemia “nuestra prioridad ha sido siempre la salud de nuestros pacientes, a pesar de las dificultades y riesgos que hemos asumido en Atención Primaria, y a pesar de la incomodidad de tener que enfundarnos los equipos de proyección individual durante largas horas”, según la doctora Isabel Orlandis, que presta atención en el Centro de Salud Andratx de Palma de Mallorca, y ha sido la encargada de aportar la visión del médico de Familia de Urgencias Extrahospitalarias sobre la crisis sanitaria vivida en nuestro país, dentro de la Mesa del congreso.
“La Atención Primaria, ha sido, es y será el primer contacto de todas las consultas que precisen atención sanitaria ya sean de carácter urgente o no”, según Isabel Orlandis. La doctora ha explicado en el congreso de la SEMG que, desde que empezó la pandemia de la COVID-19 en marzo de 2020, las consultas de Atención Primaria han sufrido un “cambio radical”, fundamentalmente basado en la forma de atender a los pacientes. “En ningún momento se les dejó de atender, si bien sí es cierto que, en el periodo más duro de la pandemia, la mayoría de las consultas pasaron a realizarse telefónicamente, en lugar de presencialmente, con el objetivo principal de evitar posibles contagios en los centros de salud”.
Durante estos meses, la consulta telefónica ha servido de cribado para valorar si el paciente debía acudir para ser valorado presencialmente por su médico. La atención urgente, es decir, la que no se podía demorar, a veces ha sido atendida previo cribado telefónico, y muchas otras veces se ha atendido en las urgencias del centro de salud, al presentarse el paciente de urgencias sin previo aviso, según se ha puesto de manifiesto durante la Mesa de controversia del congreso.
Objetivo: evitar contagios
“Los cambios en la manera de atender a todos los pacientes de urgencias han radicado principalmente en las medidas de prevención para evitar posibles contagios. Ha sido una etapa muy dura, estresante, sobre todo por la gran incertidumbre con que ha ido evolucionando el desarrollo de la pandemia”, según la doctora Orlandis.
“Esta incertidumbre también se manifestaba en cada acto clínico que realizábamos, al no poder obtener datos objetivos, nos obligaba a ser más exhaustivos en la obtención de datos que nos orientasen a un mejor diagnóstico y seguimiento. Para ellos hemos utilizado herramientas como entrevistas estructuradas que permitían reducir la incertidumbre, y sobre todo obtener datos de alarma que nos orientaran en la posible gravedad o empeoramiento”, recordó Armenteros.
“Empezamos disfrazándonos con bolsas de basura porque no había EPIs; la población también ha colaborado, cosiéndonos batas impermeables, elaborando pantallas de protección, etc. Afortunadamente, ahora ya no tenemos déficit de equipos de protección, pero para muchos colegas ha llegado demasiado tarde y, desgraciadamente, se han quedado por el camino”, lamentó la doctora.
“La Atención Primaria ha sido el nivel asistencial más golpeado, sobre todo en lo momentos iniciales, donde nos enfrentábamos a un enemigo asesino sin protección y sin apoyo de las autoridades sanitarias, que minimizaban él problema”, reiteró el portavoz de la SEMG en la mesa. “Hoy nuestro homenaje a quienes dieron su vida por protegernos”.
Entre las consecuencias de la pandemia, está el hecho de que, debido al miedo de acercarse al centro de salud por la posibilidad contagio, parte de la patología urgente no se ha atendido a su debido tiempo, a pesar de que, una de nuestras prioridades ante la consulta no presencial era la de evitar estas situaciones, intentando que cualquier dato o signos sospechoso de patología grave tuviese la mayor rapidez de atención, según los doctores participantes en la mesa.
Tanto Orlandis como Armenteros han concluido deseando que la atención en las consultas se normalice cuanto antes, y que se pueda agregar lo bueno que hayamos podido aprender de esta dura etapa. “La organización de las consultas no presenciales fue por la autoridad sanitaria, no por decisión de los médicos, de esta forma, esta misma autoridad está obligada a defender la labor de los médicos y a tomar las medidas necesarias para retomar la asistencia, y que, a pesar de lo dramático de esta pandemia, se pueda conseguir una normalidad mejorada, con una gestión adecuada de la demanda, tiempo y dignidad en la atención a nuestros pacientes, evitando aspectos negativos, como la masificación y la sobredemanda y conseguir la atención de calidad que merecen nuestros pacientes”, reiteró Armenteros.

pdfNOTA PRENSA - 20210617-3

 

 

FirmaMail 1000x139px

Debido a la pandemia, la prevalencia de depresión es tres veces más elevada, cuatro veces más para ansiedad y cinco veces más para el trastorno por estrés postraumático, según estudios recientes dados a conocer por el doctor Miguel Alfonso García Escudero durante el XXVII Congreso Nacional de la Sociedad Española de Medicina General y de Familia (SEMG).

Palma, 17 de junio de 2021 – En la situación actual en la que asistimos en la pandemia, en la que ahora tendremos que hacer frente a una ‘cuarta ola’, pero de trastornos mentales, que se va a prolongar en el tiempo porque se asocia a factores como la crisis económica, los médicos van a tener un aumento de los casos de depresión entre sus pacientes, tal y como ha advertido el doctor Miguel Alfonso García Escudero durante el XXVII Congreso Nacional de Medicina General y de Familia que se celebra en Palma.
Este psiquiatra de la Unidad de Trastornos Bipolares del Hospital General y Universitario de Elche ha informado que los trastornos depresivos y los de ansiedad se han visto incrementados “de forma notable” en relación con la situación de pandemia por la COVID-19. “Aunque es pronto para saber hasta dónde llegará este impacto, un interesante análisis reciente de varios estudios concluye que la prevalencia de depresión es tres veces más elevada, cuatro veces más para ansiedad y cinco veces más para el trastorno por estrés postraumático”, según el experto, que también ha señalado que hay prevalencias significativamente más altas de insomnio y distrés psicológico.
Esta incidencia ha sido muy importante en las personas de edad avanzada y lo está siendo mucho en la población infanto-juvenil, “lo que está dando lugar a un aumento muy notable de demandas de atención en este grupo de edad”.
Precisamente, la puerta de entrada al sistema sanitario de los pacientes con cuadros depresivos es, como en la mayoría de las patologías, la consulta del médico general y de Familia, donde alrededor de un 20% de las consultas pueden tener que ver con un problema de Salud Mental. “Esto hace imprescindible que los médicos de Familia tengan las habilidades necesarias para afrontar el cuidado de estos pacientes que, en la mayoría de las ocasiones, pueden ver resuelto su problema de Salud Mental en esta primera instancia asistencial”, según el experto.
En general, según García Escudero los médicos especialistas de Medicina Familiar y Comunitaria “están perfectamente formados y capacitados para abordar la mayoría de los casos de trastornos mentales no graves”, como lo son la mayoría de los trastornos depresivos y de ansiedad que atienden en sus consultas. Pero también es cierto que es necesario que reciban formación continuada en este, como en otros aspectos de la Medicina, y, por eso el experto aplaude que la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG) haya decidido incluir en su congreso nacional un taller sobre antidepresivos que ha impartido conjuntamente con el doctor José Manuel Valverde Rubio, miembro de SEMG Baleares y actual presidente del Colegio Oficial de Médicos de Illes Balears.
Sin embargo, la verdadera dificultad para el correcto abordaje de los trastornos de salud mental tiene que ver sobre todo con la falta de tiempo en las consultas para que el médico de Atención Primaria pueda realizarlo. “A las agendas ya saturadas de por sí, hay que añadir el enorme impacto que ha supuesto la pandemia en todo el sistema sanitario y, de manera muy importante, en la Atención Primaria y el que está suponiendo en los servicios de Salud Mental. Por eso me parece tan importante que se hagan desde la Administración todos los esfuerzos posibles por mejorar esta parcela del sistema sanitario y no olvidar por enésima vez la enorme importancia de la Salud Mental”, en palabras de García Escudero.
Causas de la “cuarta ola”
Muchos de los factores de riesgo que se conoce que pueden estar relacionados con los trastornos depresivos y de ansiedad se han dado de forma conjunta e importante en esta pandemia. “La soledad y el aislamiento social, la sobreinformación sobre aspectos negativos, la incertidumbre, los problemas económicos, etc. están en la base de muchos de estos casos. Muy importante las situaciones de pérdida de seres queridos que se han dado en circunstancias muy difíciles y que hacen que la elaboración de esas pérdidas sea más complicada. Sin olvidar las secuelas físicas y mentales de muchos de los pacientes que han superado procesos graves de la enfermedad y la presión a la que muchos grupos de trabajadores esenciales estuvieron sometidos en los peores momentos”, señaló el psiquiatra.
Durante esta época, los datos reflejan un aumento de las cifras de prescripción tanto de antidepresivos como de ansiolíticos. El experto no cree que el autoconsumo haya sido una parte importante del problema, dado que “en general, los psicofármacos requieren de prescripción médica y no es habitual que se puedan consumir sin la misma”.

pdfNOTA DE PRENSA - 20210617-2

 

 

FirmaMail 1000x139px

 La responsable de Vacunas de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG), Isabel Jimeno, ha sido la encargada de analizar el presente y futuro de las vacunas COVID-19 durante el XXVII Congreso Nacional de Medicina General y de Familia. “Lo importante ahora es lo que tenemos que hacer: vigilar, estar atentos y aplicar planes de contingencia”.

Palma, 17 de junio de 2021 – En la situación actual de la pandemia, ya se ha empezado a plantear la posibilidad de si va a ser necesario que cada año nos tengamos vacunar o poner una dosis de recuerdo de las vacunas contra el coronavirus. La responsable de Vacunas de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG), Isabel Jimeno, cree que es muy difícil de saber. “Va a depender mucho del impacto de las nuevas variantes, si hay variantes de escape y de la vacunación a nivel poblacional; es un escenario probable… Lo importante ahora es lo que tenemos que hacer: vigilar, estar atentos y aplicar planes de contingencia”. Lo que sí está claro es que habrá nuevas vías de administración de la vacuna en un futuro, no solo para vacunas Covid, sino para todas las vacunas, como por ejemplo la nasal y sublingual.
La doctora Jimeno ha sido la encargada de analizar el presente y futuro de las vacunas COVID-19 durante el XXVII Congreso Nacional de Medicina General y de Familia, que se celebra estos días en Palma. Según ha manifestado, hasta llegar la pandemia por el virus SARS-CoV-2, era impensable tener vacunas en un espacio de tiempo tan corto. “La situación de vulnerabilidad y gravedad, pone de manifiesto que una vacuna eficaz contra el coronavirus que causa la COVID-19 es la esperanza de todos de un retorno real a la vida normal”, tal y como ha destacado la Dra. Isabel Jimeno, responsable de Vacunas de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG).
Al inicio de la crisis sanitaria, más de 100 equipos de científicos de todo el mundo se pusieron a trabajar para desarrollar y probar una vacuna contra el virus SARS-CoV-2 lo más rápido posible. “Se han empleado, y se siguen empleando, una gran variedad de estrategias y tecnologías, incluyendo algunas que nunca se han utilizado en una vacuna aprobada antes”, según ha informado Jimeno.
“Es impresionante mirar atrás y recordar que la primera declaración que hace China es el 31 de diciembre del 2019, con 40 casos de una neumonía desconocida en la ciudad de Wuhan; un año y medio después tenemos un amplio abanico de vacunas. Ello demuestra cómo la sociedad es capaz de responder ante una amenaza tan grave”, en palabras de la responsable de Vacunas de la SEMG.
Los tiempos de desarrollo de la vacuna de la COVID-19 “no son los normales. Pero también es cierto que nunca ha habido tanta gente en todo el mundo trabajando en algo y con tantos medios. Es un esfuerzo muy fascinante e impresionante", según ha destacado Jimeno.
El 11 de enero de 2020 el genoma del SARS-COV-2 se secuencia y se pone a disposición abiertamente; y, a principios de abril, 80 empresas e instituciones de 19 países ya estaban investigando vacunas. “Actualmente se sigue trabajando, se están probando 93 vacunas en ensayos clínicos en humanos, y 30 han llegado a las etapas finales de prueba, se están investigando alrededor de 77 vacunas preclínicas en animales”, según ha informado la experta.
Luchar contra la infodemia
A pesar de ello, se ha generado una cierta desconfianza en torno a la vacunación COVID-19. “Hemos sufrido una infodemia importante, que ha hecho mucho daño. Ha opinado mucha gente, sin ningún rigor científico. Recordar que en diciembre que aproximadamente solo un 40% estaba dispuesto a vacunarse”.
Hasta el punto de que existe una creencia popular muy extendida sobre que hay vacunas ‘mejores’ y ‘peores’ contra la COVID-19. “En ningún caso: todas las vacunas son buenas. Ese es un discurso que ha hecho mucho daño, y que viene desde los medios de comunicación, algunos profesionales y la población”.
Jimeno cree que, para luchar contra esa desconfianza desde las consultas de Atención Primaria, es necesaria más formación y mensajes claros desde las Autoridades, tanto nacionales, como autonómicas.

pdfNOTA DE PRENSA - 20210617-1

 

FirmaMail 1000x139px


El doctor Antonio Torres ha sido el encargado de hablar de los tratamientos biológicos en el XXVII Congreso Nacional de Medicina General y de Familia, explicando que no son de uso exclusivamente hospitalario, ya que la Atención Primaria lleva usando este tipo de fármacos durante muchos años, sin ser conscientes de esta realidad.

Madrid-Palma, 16 de junio de 2021 – El concepto, generalmente extendido, de que los medicamentos biológicos son de uso exclusivamente hospitalario, no se corresponde con la realidad. De hecho, los profesionales de Atención Primaria llevan usando este tipo de fármacos durante muchos años, sin ser conscientes de esta realidad.
“Es preciso que los médicos de familia vayamos familiarizándonos con ellos, para controlar y revertir efectos adversos posibles, muchos de los cuales podrán solventarse desde nuestras consultas si tenemos la necesaria información”, según ha señalado el Dr. Antonio Torres durante el XXVII Congreso Nacional de Medicina General y de Familia que se celebra del 14 al 19 de junio en formato híbrido.
El doctor Antonio Torres Villamor -que ejerce como médico de Familia en el Centro de Salud Cerro del Aire de Majadahonda (Madrid) y forma parte de diferentes Grupos de trabajo de la de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG)-, ha sido el encargado de profundizar en los tratamientos biológicos dentro del congreso anual de la citada sociedad científica.
Torres ha explicado que los tratamientos biológicos son principios activos con efectos terapéuticos, sintetizados desde una fuente biológica o extraída de ella, mediante bioingeniería. Los más frecuentes que se manejan a día de hoy en las consultas de Atención Primaria son, por ejemplo, las propias vacunas, heparinas, insulinas, anticuerpos monoclonales para procesos pulmonares, alérgenos, hormonas y enzimas.
En cuanto a los nuevos tratamientos biológicos de los que se van a beneficiar próximamente los pacientes, el Dr. Antonio Torres ha mencionado, como principales áreas en las que se utilizarán, las de Oncología, Reumatología, Neurología, Aparato digestivo o Endocrinología.
La mayoría de los efectos secundarios de los tratamientos biológicos son “leves y llevaderos”, aunque muchos pueden precisar de algún tratamiento, según ha explicado Torres. “Raramente pueden tener otros más graves, cuya detección temprana puede facilitar mucho la recuperación del paciente y, para ello, hay que potenciar la información de los medicamentos biológicos que se suministran a nuestros pacientes”.
“No dudamos de que la Medicina y la Farmacología se encaminan hacia la búsqueda de tratamientos cada vez más específicos y con el menor riesgo posible de efectos indeseables; lo que significa que, próximamente, algunos de esos medicamentos serán de uso habitual en todos los niveles asistenciales. Y habrá que estar preparados para ello”, según ha reiterado el Dr. Antonio Torres en el congreso en relación a la necesidad de que los médicos de familia estén familiarizados con ellos y sus efectos.

pdfNOTA DE PRENSA - 20210616-2

 

 

FirmaMail 1000x139px

 

El XXVII Congreso Nacional de la Sociedad Española de Medicina General y de Familia (SEMG) reanuda la celebración de congresos en Baleares, siendo un paso más para recuperar la normalidad, con el consiguiente el impacto económico que esto supone para la zona, tal y como se ha puesto de manifiesto durante su presentación oficial hoy en el Ayuntamiento de Palma.

Palma, 16 de junio de 2021 – La Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG) ya tiene todo preparado para que, a partir de mañana jueves y hasta el sábado, el Palacio de Congresos de Palma acoja la XXVII edición del Congreso Nacional de Medicina General y de Familia.
Además de ser la cita anual más destacada de la sociedad científica, será el primer gran congreso híbrido que se celebra en nuestro país y de los primeros a nivel europeo que conjugan la parte presencial con la online para adaptarse a las necesidades formativas de los profesionales sanitarios en la época actual.
Del mismo modo, el congreso nacional de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG) reanuda la celebración de congresos en Baleares, siendo un paso más para recuperar la normalidad en este campo tras la pandemia vivida, con uno de los congresos más importantes y de mayor repercusión que se van a celebrar en las Islas, con el impacto económico que esto supone para la zona, tal y como se ha puesto de manifiesto durante su presentación oficial hoy en el Ayuntamiento de Palma.
Los encargados de ofrecer todos los detalles sobre el encuentro han sido el alcalde del Ayuntamiento de Palma, José Hila; el presidente de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia, Antonio Fernández-Pro; la presidenta del Comité organizador, Alicia Navarro; la presidenta del Comité científico, Juana Sánchez; el responsable del Comité de Congresos, Benjamín Abarca; y el presidente del Colegio de Médicos de las Islas Baleares, José Manuel Valverde.
Las cifras del XXVII Congreso Nacional de Medicina General y de Familia muestran la relevancia del mismo. En él se han inscrito hasta la fecha 3.644 profesionales pertenecientes al ámbito de la Atención Primaria, de los que 800 doctores se darán cita de forma presencial entre el jueves y el sábado en el Palacio de Congresos de Palma y el resto, 2.842 médicos, disfrutarán de todos los contenidos online gracias al haberse registrado como congresistas virtuales, tanto desde dentro como fuera de España.
Durante los seis días de duración del congreso nacional de la SEMG se impartirán un total de 223 actividades y 121 ponencias a cargo de 133 expertos diferentes, lo que supone hasta 164 horas de formación acreditada. El número de comunicaciones aceptadas por el Comité científico asciende a 1.327, de las cuales, se hará una selección como posibles candidatas a premios que serán presentadas y defendidas en directo.
En cuanto a las actividades formativas, se han programado hasta 40 actividades con preinscripción (talleres, aulas, etc.); dos actividades precongreso, 15 mesas y foros de actualización; así como 46 ponencias de actualización en habilidades indispensables en Atención Primaria, formato de éxito que ha tenido muy buena acogida en ediciones anteriores. Además de la parte científica, también tendrán cabida en este congreso actos socioculturales, entre el que destaca el Cineforum con la proyección de la película Adú en la clausura del congreso.

pdfNOTA DE PRENSA 20210616-1

 

 

 

FirmaMail 1000x139px


Justificar un ‘no’ al paciente ante tratamientos o pruebas innecesarias conlleva tiempo y habilidades comunicativas que, a largo plazo, darán su fruto con una población empoderada en el manejo de su salud que no volverá a consulta por el mismo problema, tal y como ha afirmado la doctora Mariam de la Poza Abad durante el XXVII Congreso Nacional de Medicina General y de Familia.

Madrid, 15 de junio de 2021 – Debido a la limitación del tiempo de visita en las consultas de Atención Primaria o por la percepción que tiene el médico de las expectativas del paciente, en ocasiones se acaban haciendo tratamientos o pruebas complementarias “de complacencia”. Sin embargo, de este modo, “no empoderamos a nuestros pacientes y cuando vuelvan a tener un problema parecido, vendrán para que les demos la misma solución y, por tanto, no participamos para nada en la educación del paciente ante su problema de salud”, según ha afirmado la doctora Mariam de la Poza Abad en el XXVII Congreso Nacional de Medicina General y de Familia.
“Justificar un ‘no’ al paciente conlleva tiempo y habilidades comunicativas que a largo plazo darán su fruto con una población empoderada en el manejo de su salud”, tal y como ha afirmado esta doctora, miembro de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG) que ejerce como médico de familia en el médico de Familia en el Centro de Atención Primaria (CAP) Doctor Carles Ribas de Barcelona.
Aunque la presión asistencial existente en las consultas de Atención Primaria en ocasiones puede llegar a restar tiempo a la hora de hacer una correcta educación para la salud, “invertir en comunicación y educación nos dará más tiempo a largo plazo con pacientes que sepan manejar su problema de salud y que no vuelvan a consulta por el mismo problema”, ha reiterado Mariam de la Poza dentro de su ponencia titulada ‘Decir que no, es educar ¿Nos atrevemos?’.
Preguntada sobre si la imposibilidad de dedicar tiempo a la educación para la salud ha empeorado esto con la crisis sanitaria vivida a causa del coronavirus, la doctora de la Poza cree que la pandemia ha cambiado la manera de comunicarnos. “Se han hecho menos visitas presenciales y más a nivel telefónico o virtual, pero esto no debería conllevar a empeorar la comunicación, sino a modificarla en función de las necesidades”.
Creencias erróneas sobre salud
La limitación del tiempo en consulta también puede llegar a restar tiempo a la hora de aclarar creencias erróneas en relación a temas de salud más comunes, como pueden ser la desconfianza hacia las vacunas por parte de la población o el mal uso de los antibióticos. “De todos es conocido que las infecciones víricas no se han de tratar con antibióticos, pero se siguen tratando y automedicándose procesos víricos como la gripe, los constipados, las faringitis con antibióticos y causando sólo efectos adversos, encareciendo el proceso, aumentando la frecuencia de visita por el mismo problema y agravando el problema más importante de salud pública mundial: desarrollo de resistencias antimicrobianas”, ha advertido la doctora de la Poza.
Durante su ponencia en el XXVII Congreso Nacional de Medicina General y de Familia, además de desmentir que las infecciones víricas no se curan con antibióticos, otros temas que la doctora Mariam de la Poza Abad ha puesto como ejemplo a trabajar desde las consultas de Atención Primaria son que las inyecciones intramusculares hacen más efecto que el tratamiento oral o que el omeprazol se debe tomar como protector gástrico cuando tome cualquier pastilla.
En cuanto a la relación ‘ideal’ que debe existir entre un médico y un paciente en este contexto, la doctora cree que debe ser de “confianza mutua, en la que el momento de la entrevista clínica mantenga la confidencialidad y respeto adecuado”. 

pdfNOTA DE PRENSA - 20210616-3

 

FirmaMail 1000x139px


El XXVII Congreso Nacional de Medicina General y de Familia -que se celebra esta semana en formato híbrido (digital y presencial)- ha trasladado a los asistentes los criterios clínicos y éticos para indicar la sedación paliativa, así como su diferencia con la eutanasia, cuya ley de regulación ha sido recientemente aprobada.

Madrid, 15 de junio de 2021 – Hay algunos enfermos en fase terminal que, a pesar de todo, tienen en algún momento de la evolución de su enfermedad (oncológica o no), uno o más síntomas refractarios al tratamiento que le provocan un sufrimiento insoportable. Esto obliga al médico a disminuir la consciencia del enfermo para garantizar una muerte serena.
“La sedación paliativa se ha de considerar actualmente como un tratamiento adecuado para aquellos enfermos que son presa de sufrimientos intolerables y no han respondido a los tratamientos adecuados”, según el doctor Jacinto Bátiz, responsable del Grupo de Trabajo de Bioética de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG).
Bátiz asegura que “cuando el médico seda al enfermo que se encuentra sufriendo en fase terminal, y lo hace con criterios clínicos y éticos, no está provocando su muerte; está evitando que sufra mientras se muere, está realizando una buena práctica médica”. Según explica, para hacer la sedación paliativa no es preciso obtener el consentimiento informado por escrito y no cabe la objeción de conciencia ante esta práctica médica.
El experto en Cuidados Paliativos ha impartido una ponencia dentro del XXVII Congreso Nacional de Medicina General y de Familia que se celebra esta semana en formato híbrido (digital y presencial), donde ha trasladado a los asistentes los criterios clínicos y éticos para indicar la sedación paliativa, así como su diferencia con la eutanasia, cuya ley de regulación ha sido recientemente aprobada.
Precisamente, durante el congreso nacional de la SEMG también se ha impartido una ponencia titulada ‘El médico ante la regulación de la eutanasia como derecho a morir’ por parte de la abogada Ana María Rivas, que también forma parte del Grupo de Trabajo de Bioética de la SEMG.
Rivas ha explicado que la Ley Orgánica de la eutanasia es “una Ley especial mediante la que se crea, por un lado, el derecho de los pacientes a solicitar y recibir la prestación de ayuda para morir, expresión utilizada en el texto legal para referirse a la eutanasia; y, por otro, se despenalizan las prácticas eutanásicas, siempre que se lleven a cabo de acuerdo con el procedimiento y según los requisitos establecidos por la propia Ley”.
La eutanasia, ejecutada conforme a la Ley Orgánica, “es considerada como una prestación sanitaria incluida en la cartera de servicios del Sistema Nacional de Salud, cuya financiación es pública y gratuita, pudiéndose practicar tanto en los centros públicos como en los privados o concertados, incluso en el propio domicilio del paciente solicitante de la prestación. La eutanasia se reputa a todos los efectos como muerte natural”, tal y como ha informado la experta.
Médico responsable y médico consultor
La creación del derecho a la prestación de ayuda para morir “tiene su correlato en los deberes impuestos a los profesionales sanitarios y en las obligaciones a la Administración”, según ha explicado Rivas en el congreso de la SEMG. En la relación que establece la norma entre el paciente solicitante que se encuentre en un contexto eutanásico y el profesional sanitario que interviene en el proceso, se erige el médico como principal ejecutor, en su doble perfil: médico responsable y médico consultor.
El médico responsable es el encargado de coordinar toda la información y asistencia, así como el interlocutor principal del paciente en todo el proceso asistencial. En cuanto al médico consultor, según la Ley, es el facultativo con formación en el ámbito de las patologías del paciente y que no pertenece al mismo equipo que su colega anterior. Ambos profesionales pueden denegar la solicitud de la prestación formulada por el paciente si encuentran que no reúne los requisitos legales.
Finalmente, Ana María Rivas ha explicado que el médico puede ejercer su derecho a la objeción de conciencia, previa manifestación por escrito, decisión cuya inscripción se habrá de incluir en un registro de profesionales sanitarios objetores de conciencia a cargo de las administraciones sanitarias.
Testamento vital
Dentro del XXVII Congreso Nacional de Medicina General y de Familia también se ha profundizado en otras herramientas disponibles para los enfermos, como es el caso del testamento vital. Se trata de un documento de instrucciones previas que “supone una manifestación de la voluntad del paciente en base a sus valores y prioridades, respetando la dignidad del paciente y su autonomía”, según la doctora Manuela Pérez Lavín, médico de Familia y miembro del grupo de Trabajo de Bioética de la SEMG.
Según la ponente, el testamento vital “refuerza la relación médico-paciente, implicando a los profesionales tanto en la aplicación como en el asesoramiento, en el proceso de reflexión y deliberación. Requiere un conocimiento del profesional sanitario para mejorar la ayuda al paciente”.
En las instrucciones previas “hablamos del derecho del paciente a tomar decisiones sobre su propia salud y conocer con antelación la voluntad del paciente, con el objetivo de acordar con él las actuaciones sanitarias a seguir y los límites que hay que tener presentes, dado que el paciente puede aceptar o rechazar las actuaciones diagnósticas o terapéuticas propuestas”, tal y como ha trasladado Manuela Pérez Lavín en el evento anual de la SEMG.

pdfNOTA DE PRENSA - 20210615-2