Síguenos enSigue a SEMG en Facebook!Sigue a SEMG en Linkedin!Sigue a SEMG en RSSSigue a SEMG en YouTube!

Área de Socios

SEMG de Madrid

Madrid

Sociedades Autonómicas

Comunicado SEMG - Madrid

20 de septiembre de 2013

SEMG-Madrid hace un llamamiento a la Consejería de Sanidad para que restablezca el diálogo y consensue con los profesionales un nuevo Plan Estratégico de Atención Primaria  La Sociedad Madrileña de Médicos Generales y de Familia (SEMG-Madrid) contempla con gran preocupación la actual situación de la Atención Primaria (AP)  pública de nuestra comunidad autónoma.

El proceso de externalización de la gestión de seis hospitales, que cuenta con el conocido rechazo de SEMG-Madrid y que ha sido paralizado recientemente por la Justicia madrileña, sitúa a la sanidad autonómica como objeto de observación de todo el país, pero ello no debe servir para tapar problemas propios del primer nivel de atención sanitaria, el más utilizado por los madrileños y que cuenta con los más altos índices de satisfacción. La situación económica en la Atención Primaria es cada vez más asfixiante: la de Madrid es la segunda comunidad autónoma que menos invierte en AP y aun así continúa aplicando severos recortes en este nivel, frente a la manga ancha en otros: en la remodelación de hospitales, la Consejería de Sanidad va a invertir este año 10,1 millones de euros (largamente publicitados). Sin embargo en AP, por poner algún ejemplo, este año se han recortado: - los horarios de limpieza, con disminución de horas y presencia de personal, hasta puntos sonrojantes: tres horas al día en centros con más de 400 visitas diarias - el dinero para contratar suplentes: disminución del 70%, lo que provoca acumulación de consultas en los meses de verano, generando una lista de espera impropia de este nivel asistencial - los servicios de mantenimiento, con infinidad de problemas en sistemas de climatización y reparación de obras (con profesionales sanitarios obligados a hacer de “manitas” o recogiendo agua con fregonas para evitar problemas de seguridad a los pacientes). Este proceso de desinversión se complementa con la desviación de fondos externos originados en Atención Primaria a otros niveles, como el convenio centenario en millones de euros firmado con el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS), manteniéndose los mecanismos de control (manifestado a nivel individual a través del documento de incentivos de este año), de sanción (con amenazas sobre la posibilidad de nuevos controles al instalarse los estándares de duración de las bajas, estándares impuestos con escasa evidencia científica y no fruto del consenso) y de sobrecarga de trabajo en Atención Primaria, puesto que Madrid es la única comunidad autónoma donde por norma legal solo los médicos de familia dan bajas (norma no respetada en sus otros aspectos de necesidad de información y control por la propia Consejería que la dictó). A todo ello le acompaña una situación de descontrol provocado por la mala resolución del traslado de la Gerencia Única, que contribuye a la impresión de desamparo de los Centros de Salud ante la resolución de problemas de la actividad diaria. Capítulo este de la Gerencia Única donde al final ni se han generado las oportunidades esperadas (simplificación de gestiones, descentralización de las decisiones, disminución de la estructura burocrática, liberación de recursos para ubicarlos en los centros de salud), ni las modificaciones anunciadas en la estructura directiva (con Directores de Centro en funciones desde hace tres años, sin perfilar sus atribuciones y capacidades ni la relación con otros niveles de decisión, con cargos intermedios sin atribuciones o directamente desaparecidos por las disposiciones legales eliminadas), ni los beneficios para los usuarios (igualdad de prestaciones, de recursos, agilización de la atención, disminución de tiempos de espera en consulta…), por lo que debería ser motivo de seria reflexión por parte de la Consejería de Sanidad. Frente a ello, lo único novedoso ofertado por la Consejería de Sanidad es la tantas veces vendida extensión de la receta electrónica (anunciada ya en 2006 por el Consejero Lamela y que no cumplirá la orden del Ministerio de Sanidad de extenderse antes de final de 2013) y un proceso de externalización de entre 4 y 27 centros (desconocido el número y los nombres de los centros) que no cuenta con el consenso de los profesionales y que lleva visos de convertirse en un proceso paralelo al de los 6 hospitales, con su judicialización y suspensión en tiempo indefinido. Mientras, los pacientes siguen acudiendo a centros de salud cada vez más deteriorados y sucios, con menos profesionales (la creación de plazas en los últimos 5 años es muy inferior a las amortizadas, con una población mayor, generando un doloroso éxodo entre los nuevos médicos de familia) y por tanto masificados, con lo que la Atención Primaria de la Comunidad de Madrid está perdiendo calidad en la atención. Por eso desde SEMG-Madrid volvemos a hacer llamamientos a la Consejería de Sanidad para que restablezca el diálogo y  consensue con los profesionales un nuevo Plan Estratégico de Atención Primaria, análogo al desarrollado en 2006, que permita el resurgir del primer nivel de atención sanitaria en nuestra comunidad autónoma. 

Junta Directiva de SEMG-Madrid / 20 de septiembre de 2013

Cláusula de consentimiento para cookies.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros productos y servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Al aceptar el presente aviso entendemos que das tu consentimiento a nuestra Política de Cookies.