Síguenos enSigue a SEMG en Facebook!Sigue a SEMG en Linkedin!Sigue a SEMG en RSSSigue a SEMG en YouTube!

Área de Socios

Archivo Histórico

Aprobado el Real Decreto que determina y clasifica las especialidades en ciencias de la salud y desarrolla determinados aspectos del sistema de formación especializada

El Real Decreto de Aspectos Formativos complementa al de regulación de la relación laboral de carácter especial de los residentes, aprobado en octubre de 2006. Ambos textos constituyen la primera regulación global de todo el sistema de formación especializada en ciencias de la salud.

  • La nueva norma sistematiza, ordena y clasifica las especialidades en sistema de residencia existentes en ciencias de la salud, reguladas hasta ahora en cinco reales decretos distintos
  • El texto aborda, además, la estructura formativa del sistema de formación especializada estableciendo la configuración de las unidades docentes y las comisiones de docencia, la regulación de las figuras del jefe de estudios y del tutor, el deber de supervisión del residente y los procedimientos de evaluación del mismo
  • Esta regulación incluye, mediante una disposición final, que el obligatorio descanso de doce horas entre jornadas, que ya se recogía en el Real Decreto que regula la relación laboral especial de residencia, sólo podrá exceptuarse por razones de emergencia

El Consejo de Ministros, a propuesta de los ministerios de Sanidad y Consumo, Educación y Ciencia, y Trabajo y Asuntos Sociales, ha aprobado hoy el Real Decreto que determina y clasifica las especialidades en ciencias de la salud y desarrolla determinados aspectos del sistema de formación sanitaria especializada. Este texto desarrolla el mandato establecido en la Ley de Ordenación de las Profesiones Sanitarias.

La nueva norma complementa al Real Decreto aprobado en octubre de 2006 que, por primera vez, regulaba la relación laboral de carácter especial de los especialistas en ciencias de la salud durante su periodo de formación especializada (MIR, EIR, FIR, etc), abarcando aspectos tan importantes como la jornada de trabajo, los permisos y vacaciones o los aspectos retributivos. Ambos textos normativos constituyen la primera regulación global de todo el sistema de formación especializada en ciencias de la salud.

Este Real Decreto se ha debatido y analizado ampliamente con todos los sectores implicados:

  • Administraciones sanitarias de las Comunidades Autónomas.
  • Colegios profesionales.
  • Las 55 comisiones nacionales de las especialidades.
  • El Consejo Nacional de Especialidades en Ciencias de la Salud.
  • La Comisión Delegada de Enfermería.
  • Organizaciones de residentes y de estudiantes. Sindicatos.
  • La Asociación de Redes de Comisiones de Docencia.
  • Diversas asociaciones profesionales y sociedades científicas.

El objetivo de la norma es sistematizar, ordenar y clasificar las especialidades actualmente existentes en ciencias de la salud, unificando la regulación anterior, dispersa en cinco reales decretos distintos.

Además, el Real Decreto aborda la estructura formativa del sistema de formación especializada en régimen de residencia tomando muy en cuenta los intereses del propio colectivo de residentes. El texto regula aspectos fundamentales de dicha estructura.

Bases para la futura troncalidad de la formación

Entre las principales novedades incluidas en esta regulación destaca el establecimiento de una nueva configuración de las unidades docentes y las comisiones de docencia. La norma incorpora criterios de multiprofesionalidad y multidisciplinariedad acordes con el espíritu de la Ley de Ordenación de las Profesiones Sanitarias y con las competencias de las Comunidades Autónomas en la materia.

De esta manera, se crearán unidades docentes capaces de formar a residentes de distintas especialidades interrelacionadas. El Real Decreto sienta las bases para un futuro carácter troncal de la formación, como establece la citada ley.

También se regulan, y potencian, las figuras del jefe de estudios y del tutor, a los que se les asignan funciones de planificación, gestión, supervisión y evaluación del proceso formativo del residente. El Real Decreto fija un máximo de cinco residentes por tutor.

Queda igualmente establecido el deber de supervisión del residente. Se garantiza la supervisión física del mismo durante el primer año de residencia y el establecimiento por parte de la unidad docente de protocolos de supervisión para los años siguientes.

El Real Decreto persigue también consolidar la cultura de la evaluación del residente. Se establece un procedimiento común y garantista de evaluación, que correrá a cargo de la comisión de evaluación de cada centro y que pretende no retrasar innecesariamente la obtención del título de especialista.

Prueba de evaluación final de carácter voluntario

Además se incorpora la cultura de la excelencia mediante la posibilidad para el residente de la revisión voluntaria de las evaluaciones finales positivas para mejorar la calificación a través de una prueba nacional de carácter anual, realizada bajo los criterios de la Comisión Nacional de cada especialidad.

La nueva regulación consolida el libro de residente como instrumento necesario para el seguimiento y registro de las actividades realizadas por el residente durante su periodo formativo.

Por último, y mediante una disposición final que modifica parcialmente el anterior Real Decreto de Relación Laboral, la nueva norma recoge una reivindicación del colectivo de residentes y de otros sectores profesionales: el obligatorio descanso para este colectivo de doce horas entre jornadas sin más excepción que las situaciones de emergencia.


 

 

 

 

Cláusula de consentimiento para cookies.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros productos y servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Al aceptar el presente aviso entendemos que das tu consentimiento a nuestra Política de Cookies.